7 abr. 2020

Los tiempos que corren

Aquí seguimos encerrad@s en casa, en el mejor de los casos. Hay gente que se queja de que se aburren, me pregunto si se les pasa por la cabeza que podrían estar fastidiados esperando cama en un hospital o haber perdido ya a un amigo o familiar. ¿Que pasaría si tendrían que ir obligatoriamente a trabajar cuidando a otros en malas condiciones, estar de cajera en un super, repartiendo paquetes o en el sector de transportes? Es normal que nos sentamos deprimidos y ansiosos, pero lo de gritar "me aburro" por las ventanas me parece un insulto, tal y como están las cosas, la verdad.



Michael Stipe y Aaron Dessner unen sus talentos en "No Time for Love Like Now".

Otra detalle que me flipa es la peña que se mete con el gobierno actual, pero nunca van a votar o lo hacen a los que hace años recortaron presupuestos, entre otros a Sanidad y Educación. Os recuerdo que el Sr M. Rajoy estaría dando el parte desde una tele de plasma, como era habitual en tiempos no muy lejanos, y sin preguntas de periodistas. Por no hablar de los que dan mitines estando contagiados pero luego culpan de todo a la manifestación del 8M o deciden saltarse el confinamiento porque ellos viven su propia ley.

Esta pandemía ha superado con creces cualquier otra crisis a las que estamos acostumbrados, ha mostrado las grietas de un sistema neoliberalista que premia los beneficios de unos pocos a los intereses comunes y por supuesto al del propio planeta. Pasarse por el forro las medidas medioambientales no ha sido una buena idea, de hecho están apareciendo informes científicos que prueban que el deterioro del entorno natural, los fuegos en Australia, Amazonas y África iban a traer nefastas consecuencias y una de ellas parece ser la forma en la estos virus se esparcen rápidamente. Es de autentico terror ver como hay países como Estados Unidos y China están aprovechando todo este jaleo para dejar a las empresas contaminar a sus anchas o lanzando satélites para conexiones 5G, (que nadie necesita) justo cuando la naturaleza podría estar recuperándose. Así que cuando esta penosa situación vaya calmándose un poco, sería mas que necesario poner las cuestiones importantes en el sitio donde siempre tenían que haber estado. Y a buen entendedor pocas palabras bastan, que diría mi abuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario