27 feb. 2011

Sorolla


"Para él la pintura es lo único serio que existe en el mundo. Lo demás son cosas que indudablemente tienen cierto interés, pero que no le interesan gran cosa" Blasco Ibáñez.



Este autoretrato pintado en 1904 refleja su admiración por Velázquez.

Sorolla comenzó a enviar sus obras a concursos y exposiciones nacionales ganando varias medallas. Después viajo a Roma, pero fue en la Exposición Universal de París donde Sorolla descubre a los pintores nórdicos y su tratamiento de la luz, en el que él basará su propia versión del luminismo abriendo su paleta a nuevos matices en su esfuerzo por plasmar la luz.



"Ayamonte. La pesca del atún" de Joaquín Sorolla.

En 1911, Sorolla firmo un contrato con The Hispanic Society of America de Nueva York para realizar un proyecto mural sobre las provincias de España. Durante casi ocho años el pintor valenciano viajo por todo el país buscando lo más peculiar de las costumbres e indumentarias de cada región. Tuve la suerte de ver parte de esa colección, unos 14 lienzos, en la exposición "Sorolla. Visión de España" que ofreció El Museo de Bellas Artes de Bilbao en el 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario